Javier Guerrero Ocaña es un joven barreño de 22 años que entre responsabilidades y estudios universitarios, saca tiempo para dedicarse a una de sus grandes pasiones: la música.

En estos momentos, Javier estudia el Grado en Veterinaria por la Universidad de Córdoba. Sin embargo, no olvida ni descuida la música; motor de su día a día.

La música le apasiona desde que tiene uso de razón, no concibe su vida sin ella: “es lo único que me ha llegado a apasionar de verdad y desde siempre”, nos explica.

Este artista barreño no se cierra a ningún estilo musical, aunque asegura que se siente más cómodo en los géneros de música de autor, pop-rock, “indie” y pop electrónico.

Para Javier la música lo es todo; es una forma de pensar, una forma de actuar, una forma de ser, un estilo de vida. “La música está presente siempre: en los mejores momentos potencia aún más tu estado de ánimo y en los peores te acompaña y te hace sentir reflejado en una pieza de tres minutos”, confiesa.

Y es que además, la música le ha aportado a este joven grandes beneficios: “cuando entré en la adolescencia era extremadamente tímido y eso me traía muchos problemas. Superé de manera casi radical esa timidez enfermiza gracias a ponerme a tocar y cantar delante de todo el instituto. Parece una tontería, pero marcó mucho todo lo que vino después en mí”.

En la actualidad, “estoy concentrado en mi carrera universitaria, que no tiene nada que ver con la música, pero eso no impide que siempre esté componiendo y compartiendo lo que hago en Internet para que llegue al máximo número de personas y, a ser posible, que les gusten los temas que hago”. Su último trabajo, ‘El latido imperfecto’, ya se difunde por las Redes Sociales.

En cuanto a Los Barrios, Javi lo tiene claro: “lo que más me gusta de este lugar es su color verde, la conexión directa que tiene con la naturaleza. Mi lugar favorito es el Parque Botánico, precisamente por esta misma razón”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here